Sendero La Toba – Anchuricas

Partiendo de la aldea de la Toba recorremos ente hermoso sendero que permitirá apreciar el típico paisaje de Cazorla.

Sierras cubiertas de extensos bosques de pinos. Valles surcados por los arroyos de abundante agua cristalina, revestidos por el denso follaje de la vegetación de ribera. En los cielos, la permanente silueta de las rapaces. Todo esto, acompañado del silencio y tranquilidad de la zona, hace de estos parajes un lugar ideal para el disfrute de la naturaleza.

 

Subir al nacimiento

Partimos de la aldea de Toba ( ver 1 en el mapa) caminando junto al arroyo que atraviesa a localidad. El camino discurre entre la abundante vegetación que rodea a las huertas y nos conduce, en un tramo pedregoso, hasta unas rocas. Entre estas se encuentra el nacimiento de agua de la Toba 2.

La pureza de las frías aguas nos permite apreciar una planta de color verde claro que crece en ellas; se trata de los Berros (Nasturtium officinale), planta comestible y que suele ser indicativo de esa pureza.

Volvemos a nuestro camino y pasamos por varias eras, donde antiguamente se trillaba el trigo y el centeno que se plantaban en los terrenos de secano. Aquí nos haremos una idea global de las especies vegetales que podemos observar; pino salgareño, sabinas ocupando zonas de poco suelo y fuerte pendiente, boj en las zonas resguardadas bajo las rocas y en las mas sombrías, mientras que los chopos y fresnos son frecuente en las zonas de ribera del río. Además, hay lavanda, enebros, romero, tomillo…. Todo un muestrario de riqueza y diversidad vegetal de estas sierras.

 

Bordeando el embalse

Prosiguiendo nuestro caminar unos quinientos metros dirección noroeste y en ligera ,bajada, pasaremos bajo unas nogueras donde hay una pequeña fuente desde la que tenemos buenas vistas. Entre otras, podemos observar las cola del Embalse de las Anchuricas, destacando entre chopos la iglesia de las Casicas y , frente a nosotros, las cumbres del Puntal de la Misa ( 1.796 metros) , perteneciente al Calar de Cobos. También se ven las cortijadas de las Casicas del Río segura, cortijo de los Galdones y oros muchos cortijos aislados que resaltan por su blancura.

Continuaremos Caminando a la sombra de pinos de repoblación otro kilómetro y medio aproximadamente, hasta llegar cerca de un olivar, donde veremos un gran bloque de roca caliza 4, posiblemente desprendiendo de los tajos de la parte superior. Proseguimos nuestro camino hasta que un kilómetro mas adelante llegamos a los restos del cortijo de Eulogio Martinez [5] que se encuentran en un pequeño claro del bosque.

 

Las madereras

Entenderemos mejor este vale, si nos fijamos en la explotación maderera que hubo, entre finales del siglo XIX, Y PRINCIPIOS DEL xx.

El trasporte de la madera cortada en el monte se realizaba por las aguas del rio Segura , el el crecimiento de las primavera, cuando el cauce llevaba mas agua y duraban unos tres meses.

En las denominadas madereras participaban de unos 100 hasta 50 hombres, divididos en cuadrillas. Estos iban llevando por el agua los troncos, divididos en tres grupos. Los de cabeza preparaba en el lecho del río, en aquellos lugares complicados. El grupo del medio guiaba el grueso del a madera,. Y el grupo de atrás, quitaba las estructuras construidas por las cuadrillas de cabeza.

Los troncos así llevados hasta las estaciones de ferrocarril mas cercanas, en especial la de las Minas en el municipio de Calasparras, para luego utilizarse principalmente en la elaboración de traviesas, cajas para fruta etc.

 

La presa

Si continuamos nuestro recorrido a unos seiscientos metros llegaremos a otro caro donde, con la debida precaución, podemos asomarnos para obtener una vista privilegiada del embalse.

Ahora la pista comienza a dar algunas revueltas, bajando mas bruscamente y pasaremos por una zona boscosa de encinas y pinos salgreños.

Este pantano fue construido en 1957, utilizado para la obtención de energía hidroeléctrica y , como dato curioso fue con anterioridad y junto al embalse del Tranco, el de mayor producción eléctrica de Andalucía.

Llegamos hasta la base de la presa del Embalse de las Anchuricas 7 , donde seguramente tendremos que descalzarnos para asar este tramos del río Segura por un vado.

Subiremos el muro del embalse por la derecha que tiene adosada,luego, la pista remonta hasta topar con la carretera JF- 7038  8 , punto final,que recorre el valle. nosotros tendremos  que tomarla a la izquierda, o bien recoger el otro coche, si hemos utilizado dos vehículos , para volver a al a Toba,pues hemos concluido este bello sendero.